Los ministros y ministras, a su llegada a Moncloa