El Gobierno impugna la declaración soberanista del Parlament