El tabaco y el alcohol, más caros