El Consell podría reclamar la financiación del Estado vía justicia ordinaria