Constantino de Grecia advirtió a Guillermo del peligro de pilotar y estar enamorado