El Constitucional vota contrarreloj el Estatut tras dos años y medio de deliberaciones