El gobierno catalán está decidido a asumir toda la responsabilidad por el 9-N