Gobierno y PP desembarcan en Cataluña para desmontar las tesis soberanista