Convergencia quería castigar a los funcionarios contrarios a la secesión