Córdoba, una IU sin Aguilar y un PP al que sólo le vale la mayoría absoluta