Correa intercambiaba palcos del Atlético de Madrid por móviles y descuentos en facturas