Correa cree que Rajoy aprobaba los gastos de campañas y que la financiación irregular pudo seguir después de 2004