Cospedal no cede al 'chantaje'