Cospedal cree que la subida de tipos dañara aún más las maltrechas economías familiares