Creen que el matrimonio se apeó y desenganchó al joven tras arrastrarlo dos kilómetros