Cifuentes marca distancias con Aguirre y González