El gas fractura a los pueblos del norte