Cubanos cambian en La Habana los adiós por los hasta luego