"El Cuco" estaba más preocupado por sus navajas y su perro que por la suerte de Marta del Castillo