El parlamento catalán empieza ya a trabajar en su futura Constitución