La Defensora de Pueblo carece de medios para hacer una auditoría sobre los símbolos franquistas