Democracia y educación, doble apuesta en Mar del Plata