El Gobierno catalán desoye al Constitucional y seguirá adelante con la desconexión