Desalojan a los indignados de la Diagonal de Barcelona