Desear la muerte del hijo de Rufián en Twitter no es delito