La Vía Catalana, a vista de pájaro