Torres apunta que la Casa Real supervisaba la actividad de Nóos y que la Infanta era "consultada" por el Duque