Dívar salva el primer escollo