El Rey no piensa en la abdicación