Los duques de Palma cargaban a Aizoon sus caros viajes de esquí