Durango y Pamplona forman una gran cadena humana para reclamar el derecho a decidir