Los presos de ETA reconocen el daño causado a las víctimas del terrorismo