ETA, dispuesta al alto el fuego