Una víctima del atentado de Hipercor se encuentra con el etarra que puso la bomba