ETA guardaba en Portugal el mayor arsenal incautado en los últimos diez años