"ETA sigue pretendiendo que el fin de la violencia tenga precio"