Ejercer el derecho a la información en Cataluña, una tarea cada vez más difícil para los profesionales de la comunicación