Empieza la cuenta atrás para un 8 de marzo que pretende ser histórico