Los yihadistas de Barcelona tenían fotografías de un cuartel de la Guardia Civil