España y Venezuela dan por zanjada la última polémica con un comunicado