España, bajo la lupa de Merkel