España avisa de la posibilidad de abrir la venta de armas a partir de agosto si el conflicto sigue encallado