España ha reducido la ayuda al desarrollo un 23 por ciento en dos años, según Intermón