España sigue siendo base para terroristas a los que persigue "duro", según el Gobierno estadounidense