Esperanza Aguirre pone "la mano en el fuego" por todos sus consejeros