Esquerra Republicana eleva aún más la presión sobre Junts Per Catalunya