"Ningún partido se merece una victoria demasiado grande"