Los políticos, maestros en eufemismos