Los barones del PP aceptan con condiciones un mayor déficit para Cataluña