Fabra se siente víctima de "una cacería político-mediática"